Make your own free website on Tripod.com
Encuentro Internacional en MburucuyA
El aguará guazú metió la cola


Reunió a especialistas de Francia, Bolivia, Brasil, Italia y Argentina. Confeccionaron documen-tos críticos que vienen a confirmar la supervivencia de este «zorro grande», en peligro de extinción. La conservación en el Parque Nacional Pilcoma-yo tiene mayores espa-cios.

Por Abel Fleita

Hay un buen dato de adelanto. «Ya estamos en el segundo congre-so», comentan por estas horas, con entusiasmo, los organizadores del I Taller de Aguará Guazú en Argentina, un encuentro internacional realizado en la localidad correntina de Mburucuyá.

Además, las primeras conclusiones van a llevarse a un congreso científico en Mar del Plata, en los próximos días.

Si bien no existe un registro exacto de la cantidad de aguará guazú en nuestra actualidad, se calcula que en la región nordeste sobreviven menos de cien individuos de la especie. En el Parque Nacional Mburucuyá, tal vez, dos o tres parejas.

Hace poco tiempo, del 9 al 14 de septiembre; investigadores, educadores ambientales, organizadores, directores de escuelas, docentes, alumnos, más pobladores interesados, usaron de «gran aula» a la pequeña localidad, ubicada a 170 kilómetros de la capital de Corrientes.

Los tres primeros días fueron dedicados al I Congreso Educativo para la Valoración del Patrimonio Natural, y los siguientes al I Taller de Aguará Guazú en Argentina, que tuvieron como eje principal la conservación, educación, valoración, investigación y claro: hablar y hablar del Aguará Guazú, casi desconocido -hasta el momento- en el lenguaje público cotidiano.

Poner en común los datos con los que ya se cuenta, la «insoportable» vida que atraviesa la especie en estos tiempos y la apertura de un nuevo registro para el conocimiento más detallado de los aguará de cada lugar de la región, fueron la constante de los debates.



ATENTO AL ZORRO

Sobre el
final de los talleres, los miembros organizadores de este primer taller internacional, pertenecientes a la Fundación Oikoveva, de Francia y Huellas, de Argentina, invitados por la FM Radio Alfa, contaron las conclusiones y los pasos a seguir en adelante.

La bióloga Lucía Soler, de Huellas, hizo hincapié en "la falta de conocimiento en todos los niveles. También la gente que está trabajando con guardaparques. Destacando «la falta de aplicación de leyes (eso es muy concreto) y la falta de implementación de proyectos a largo plazo".

Señaló además, que respecto de "los animales en zoológicos y animales en vida libre, coincidimos en que no existe todavía un plan coordinado de trabajo. Cada zoológico está prácticamente haciendo lo que puede, no hay un manejo de la especie, hay una gran mortandad de los individuos que nacen en los zoológicos», dijo. «Y en cuanto a la parte de vida silvestre, no existen proyectos, debido a la gran cantidad de recursos económicos y de gente que se necesita", concluyó Soler.

VIVAN LOS CONSERVADORES

Dijeron, durante la charla en la radio, que "se dejó de hablar de conservar para el futuro, para los hijos. Es para el presente, es para los que vivimos hoy. Porque si hacemos las cosas bien, van a estar para mañana. Trabajamos para el hoy, para lo que estamos haciendo mal", fue el mensaje.

Las especies "clave" se están perdiendo por los cambios en la naturaleza. Y el aguará guazú es uno de esos carnívoros "clave", ya que se alimentan de roedores, aves y arbustos. Controlan el ecosistema.

También por eso surgió la idea de "hacer algo desde ámbitos internacionales", relataron.

PARA EL CHACO

En cuanto a la situación chaqueña, los especialistas concluyeron que de las tres áreas protegidas a nivel nacional, la del Parque Nacional Pilcomayo «tiene mayores posibilidades de tener en su interior a los carnívoros, que caminan mucho y tienen mucha superficie a cubrir».

EL INCENTIVO FRANCES

Para Jean Marie Carenton, "el francés" de OIKOVEVA, en su particular español, de este primer encuentro se lleva "una sorpresa" de lo sucedido.

Con sinceridad afirmó que "nosotros no podemos lograr los objetivos de proteger una especie sin que la comunidad pueda involucrarse en el proyecto".

Señaló que ese mismo objetivo persiguen los educadores ambientales del Parque Provincial Tornquist, de Sierra de la Ventana, quienes llegaron en un micro a poner en común sus conocimientos y a estimular la conciencia social y la capacitación, en especial a través de los talleres que incentivaron la valoración del "propio medio ambiente".

"Ustedes todavía lo tienen, nosotros hace mucho que lo perdimos", relataban a diario.

Esa noche, Rubén González y Gabriela Miller, guías de turismo de "Sierra", compartieron la charla de radio un poco antes de la noche de fogón y despedida en Laguna Limpia.

"Nosotros estamos convencidos de que primero tenemos que preservarnos entre nosotros, y volver a mejorar las relaciones entre las personas para poder preservar la naturaleza", dijo Rubén.

A su vez, Gabriela comentó que "lo de esta noche es una especie de reunión, despedida, agradecimiento y de festejo, todo junto".

Y AHORA QUE

"Muchas veces no lo sabemos valorar y lo estamos perdiendo. Es muy escasa la información que se tiene sobre el aguará y la importancia que le dan los directores de los zoológicos", dijo César, uno de los becarios que trabaja con datos para Huellas y Oikoveva.

Finalmente la bióloga Lucía Soler, concluyó que a partir de ahora se va a crear un registro de datos sobre "avistaje" de aguará guazú, en coordinación con el municipio de Mburucuyá, con la escuela terciaria y con los docentes. Quien vea huellas de aguará en el Parque Nacional, tendrá, de ahora en más, fichas para dar a conocer informaciones del animal, su estado y los problemas que atraviesa.

"Vamos a empezar a organizarnos para difundir todo lo que ha salido de aquí. Estamos comprometiendo a los docentes que a veces se quedan afuera. Tenemos que empezar a juntar las buenas voluntades. Hay muchas cosas en las que no se necesita dinero, todos estamos mal. No crean que los que estamos acá, estamos bárbaro. Todo se hace con mucho sacrificio", sentenció Lucía, quien cumple horas de cátedra en una universidad de Bahía Blanca.

Al congreso fueron también los directivos nacionales de Fauna y Flora, de Recursos Naturales de la Provincia de Corrientes, representantes de Parques Nacionales y cuatro miembros de Parques Nacionales del Nordeste Argentino, más la Organización Vida Silvestre de Argentina.

En poco tiempo las conclusiones documentadas estarán en archivos, aulas, conocimiento urbano, y subidas a la red nuestra de no todos los hombres.

Una buena dirección sería www.buenasvoluntades.com
El aguará puede salvarnos de la extinción cultural.